El día de Halloween

En Ecuador se ha sentido más que nunca la festividad de Halloween en este año 2017.  Parece que después de la época de autoritarismo de Correa todo el país se ha levantado liberado para disfrutar con más ganas esta celebración y los Centros Comerciales se han preparado con más fuerza y con más esmerada decoración.  Hoy fue muy común ver colgadas las telarañas y las brujas, en todo sitio, los sombreros de bruja para adornar los maniquíes han sido bastante comunes y las calabazas han sido vistas en todo lugar.  Los niños han sido los más llamados a festejar y han encontrado la misteriosa diversión en los muchas celebraciones y todos los eventos que se han realizado para celebrar este día.

Las raíces de Halloween están vinculadas a una antigua festividad celta llamada Samhain, una palabra del irlandés antiguo que significa “fin del verano”, y que, por tanto, estaba relacionada con la época de cosechas y se consideraba como el Año Nuevo Celta. Según la creencia, el Samhain era una noche de espíritus en la que las leyes del tiempo y el espacio desaparecían de manera temporal, haciéndolo también el mundo de los vivos y el de los muertos y posibilitando que los espíritus de las personas fallecidas se comunicaran con sus seres queridos. En esta época se cree que surgió la tradición de los disfraces y las máscaras, precisamente para ahuyentar a los espíritus malignos.

En tiempos tan lejanos como hace 3000 años los Celtas que ocupaban el territorio que hoy conforma el Reino Unido y también parte de Francia tenían mucho temor cuando se acercaba estas fechas de finales del mes de Octubre y muchas familias ofrecían sacrificios de algunos animales para apaciguar la ira de los espíritus que supuestamente regresaban del más allá para hacer maldades y muchas veces llevarse vidas de personas inocentes con hechos inexplicables que terminaban en hechos sangrientos y en masacres en las aldeas celtas.

De esto nació el tradicional juego norteamericano de la actualidad en el que los niños disfrazados salen al vecindario y golpean la puerta de las casas de los vecinos pidiendo dulces.  En caso de que no les den las golosinas los niños a veces hacen muchas travesuras o les asustan con gritos y cantos macabros que rompen el silencio de los barrios residenciales de las ciudades norteamericanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s